PUBLICACIÓN MENSUAL

HABLANDO DE EVOLUCIÓN.. ¿ESCAYOLA? DÉJATE… 1

HABLANDO DE EVOLUCIÓN.. ¿ESCAYOLA? DÉJATE…

Temporada de esquí, aventuras y caña por la montaña. Días buenos, o no tan buenos, en los que arriesgamos, queremos mejorar… o simplemente pasa, nos caemos con la mala suerte de sufrir una fractura en el brazo o muñeca. ¿Qué tal te ves con una escayola? Funda para la ducha, no poder hacer deporte… Firmada seguro que luce bien, pero sigue leyendo que igual no conoces que hay nuevas opciones mucho mejores.

Y si no estamos en invierno, sino un poco más avanzados… llega el verano: viajes, amigos, piscina… y romperse la muñeca/antebrazo es más que nunca un problema. No digamos ya si es un peque quien tiene el problema, porque con la escayola se pierden toda la temporada de piscina y jugar libremente…

¿Y no hay ninguna opción más moderna a la escayola? ¡Claro que la hay! El problema es que a veces nos quedamos un poco estancados en el pasado. El Exos es una férula que sustituye a la escayola (siempre ha de ser bajo prescripción médica, si no lo evalúa el traumatólogo y valora que es posible, no se puede poner).

Y, ¿En qué consiste? Se trata de un material termoconformable, es decir, se le da forma con el calor, dejando la férula con la forma exacta del brazo del paciente.  De esta forma se inmoviliza y protege la fractura (o lesión) de golpes o nuevas fracturas al mover el brazo. Al hacerlo a medida, igual que con la escayola, se garantiza que se quede una sujeción idónea para la protección.

¿Y qué ventajas tiene frente a la tradicional y amada escayola? Con lo chulas que quedan con los dibujines y firmas de los amigos (ironía)

La verdad es que son muchas las ventajas, y ninguna contra.

  1. Reformable: se puede volver a dar forma tantas veces como haga falta, lo cual es genial para casos en los que se pierde musculatura y cambios de posición por la evolución de la fractura. En el caso de la escayola habría que quitarlo y volver a poner una nueva, con el Exos se quita, se calienta y se le vuelve a dar forma sobre el brazo: no generamos desechos, no mancha y se hace en 5 minutos. Y a pesar de que el material se calienta a alta temperatura, el diseño hace que podamos ponerlo sobre la piel sin quemar: se calienta el material interno que es rígido, pero no el forro que toca la piel.
  2. Sistema BOA: el sistema BOA permite ajustar la presión del cierre de forma voluntaria, ideal para casos en los que inicialmente hay hinchazón, así se puede dejar un poco más suelto, y según se va drenando ese líquido, ajustarlo más para que el Exos quede bien ajustado al contorno del brazo. También es útil a la hora de tener que quitarlo y volverlo a poner, pues no hay que atar ninguna cuerda o poner enganches.
  3. ¡Se puede mojar!: ya no hace falta usar la funda de escayola (o bolsa de plástico) para ducharte, ah, ¡Y puedes ir a la piscina en verano! Piscina, mar, río, lago… lo que quieras. No se ablanda ni pierde propiedades, es más, deportistas de élite lo usan en muchos deportes, incluyendo surfistas. Para la nieve lo mismo, aunque hay que guardar reposo, mejor a la hora de volver a esquiar, tener ese refuerzo que protege de una posible caída o golpe; y que no pesa ni se deformará con sudor o la humedad de la nieve.
  4. Se puede quitar: facilidades para el paciente y su rehabilitación, pues se puede ir al fisioterapeuta o traumatólogo, quitar el Exos, hacer los ejercicios de rehabilitación en un entorno controlado, y volver a ponerlo fácilmente al acabar. De esta forma no se pierde tanta musculatura y se recupera mucho antes la lesión.
  5. Radiotransparente: se ve a través de el cuando se hace una radiografía, no hace falta quitar el Exos para “sacar la foto” y ver la evolución, pues se verá todo con los rayos X como si no llevaras la férula.
  6. Fácil de limpiar y transpirable: se puede limpiar con agua y jabón, aunque ya de por sí lleva un tratamiento anti-microbiano. Su estructura lleva agujeros por todos lados, lo que permite que la piel respire, evacuar el sudor y evitar irritaciones/picor en la piel.
  7. Ligero: no pesa nada, comparado con la escayola es como no llevar nada; de verdad, es día y noche.

Pero lo que muchos se preguntarán, ¿por qué no se usa o no lo he visto antes? Es relativamente nuevo en España (aunque hace años que llegó), no se ha popularizado pues es una opción que se pone tras llevar la escayola ya, y querer cambiarlo voluntariamente en una ortopedia (tras la aprobación del traumatólogo). No lo financia la Seguridad Social y quizá por ello se sigue usando el método tradicional. Sin embargo, en países como Estados Unidos, se coloca directamente. El traumatólogo (o el médico que lleve el caso) debe evaluarlo y decidir, aunque en principio se puede poner en casi todas las fracturas de muñeca, antebrazo y algunos dedos. Se le puede comentar esta opción si no la conoce.

Siempre debe ser una ortopedia técnica con licencia de fabricación a medida, factor muy importante.

Ahora conociendo la nueva opción para estas lesiones, ¿es o no como para no plantearse usarlo si por desgracia tenemos una lesión o fractura? La salud mola, y los avances nos ayudan muchísimo a mejorar la calidad de vida.

Para cualquier duda estamos frente a la Catedral de Jaca

Si te ha gustado comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

COLABORA CON NOSTROS

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto lo antes posible

Ayudanos comprando en Amazon